0

El Dormilón

Publicado por Trablete a las 23:50 en , ,
Hace unos diez años, mi cuñado era un niño pequeño, y guardábamos la esperanza de meterle el gusanillo por la lectura. Así que volvimos de una feria del libro con tres libros de esos en los que predomina la ilustración. Se trataba de la serie de Los Kosmys, de Jean-Pierre Lamérand:

    1. Los Kosmys, de presentación de la serie, en la que un señor viaja de planeta en planeta, encontrándose con criaturas un tanto extravagantes. Aquí presentan a la mayoría de los personajes que encontraremos en los otros dos libros.
    2. Los Kosmys y el planeta de los sueños, en el que llegan a un planeta con una especie de osito de extrañas pautas de sueño y alimenticias.
    3. Los Kosmys y el monstruo de las dos cabezas, en el que la pandilla le resuelve los problemas a un monstruo con cabezas en sendos extremos de su aparato digestivo.

El segundo libro contiene un personaje,  El Dormilón, que es mi ídolo. Se trata de un osito que va por ahí con una manta arrollada a su espalda, y un despertador de increíbles poderes:


Cuando llega la hora, el despertador suena de esa guisa. Al Dormilón se le desenrolla la manta para dormir cómodamente, y se acuesta a dormir. A los que le rodean también les hace efecto, y se acuestan a dormir todos:


Cuando termina el momento de dormir, el despertador suena de nuevo y los despierta a todos. Esto, de por sí raro, palidece frente al otro posible estado del despertador: 


 El despertador tiene cuatro estados, uno para cada comida del día:


Cuando toca comer, vienen del aire una especie de conejos voladores de color rojo (los Pelotillos), propulsados con sus orejas, con bandejas de comida, que ofrecen alegremente a todos los que por allí se encuentran. 

¿No estás deseando hacerte amigo del Dormilón y adoptar su estilo de vida? Cuando leí el libro, me convencí de ello, para luego matizar un poco: falta el sexo. Aquí ya será a gusto de cada uno, pero mi opinión es que queda mejor después de cada período de sueño. Piensen: sexo mañanero todo el día, comidas regulares y variadas que no tienes que preparar, y siestas por doquier. 

Pero claro, esto es un libro para niños, y no se les puede revelar todo eso por ahora; ya se les ocurrirá a ellos con el tiempo.

Cuando compramos los libros, no tenía ni cámara, ni escáner ni blog, y había que conservar alguna prueba gráfica del asunto del Dormilón, así que hice un par de apuntes:


Abajo, a la derecha, se ve un Pelotillo llevando comida a las órdenes del despertador. Esto era lo único que tenía para hablar a la gente de este simpático animalillo, hasta las pasadas vacaciones de navidad. Buscando algo que leer en casa de mi suegra, aparecieron por allí los libros, y saqué fotos. 

Los libros dan, a lo largo de las ilustraciones que lo pueblan, la sensación de que el ilustrador tiene conocimientos de expresión gráfica en ingeniería; refleja bastante bien el funcionamiento de ciertas máquinas, y se destapa completamente con la sección longitudinal del monstruo de dos cabezas, en las que aplica un rayado en diagonal a las partes en sección. No he encontrado ninguna referencia al autor que me diga si tiene alguna actividad técnica aparte de la de ilustrador. A saber.

   
Buenas noches.

Mi Propio Pastito Interior